Doberman

El Doberman es la única raza en Alemania que lleva el nombre de su primer ganadero, Frédéric Louis Dobermann. Éste era recaudador de impuestos, gerente de un matadero y empleado municipal legalmente patentado para la recogida de perros errantes. En sus orígenes, el Doberman “llevaba sangre” de Rottweiler, de Pinscher, de Braco de Weimar, de Manchester Terrier y de Beauceron. Se piensa que la creación del perro se debió a que por su profesión, necesitaba en sus peregrinaciones un perro seguro y obediente, que fuera capaz de defenderle.

A su muerte, la selección se prosiguió con sangre de Greyhound y de Pointer, entre otros. Durante los dos últimos grandes conflictos, el Dobermann se distinguió en el servicio del ejército en calidad de perro estafeta o sanitario y la policía de numerosos países utiliza, actualmente, sus numerosas cualidades.

Apariencia general

Dobermann es un perro de tamaño medio, fuerte y muy musculado. Aún así, posee un porte elegante y orgulloso. Su caracter seguro y la expresión resuelta de su rostro, corresponde perfectamente a la imagen ideal del perro.

Su pelo corto y duro, está proporcionado y apretado. Posee la ventaja de que no necesita ningún mantenimiento particular. Es de color negro, marrón oscuro o azul, con unos fuegos rojizos bien delimitados. Estos fuegos los podemos encontrar sobre la trufa, mejillas y párpados superiores, garganta, metatarso, pies y parte interna del las piernas. Tiene dos manchas sobre el pecho.

Temperamento y comportamiento

El Doberman es fundamentalmente amable y pacífico. En el marco familiar, es una raza muy atada y amable con los niños. Fácil de educar y muy entregado en el trabajo, el Doberman es muy eficaz, valiente y con un carácter bien templado. Es un perro muy atento a todo lo que sucede a su alrededor, lo que hace que sea un muy útil perro policía. Es una raza muy segura de sí misma.

Sin Comentarios