Boyero Australiano

A principios del siglo XIX la industria ganadera en Australia había crecido hasta las llanuras y sobre las enormes extensiones de tierra. El ganado se había convertido en bestias salvajes y rudas, los Smithfields, hasta entonces sus perros de pastoreo, ya perdían el control con frecuencia del ganado. A estos perros los vencía el calor y las distancias que recorrían para trasladar el ganado, además tendían a morder y ladrar mucho, pues sabían pastorear borregos y no ganado, y a veces con los cuernos resultaban heridos. Este problema existía tanto en Australia como en los Estados Unidos y mientras los americanos inventaban a los vaqueros (cowboys) los australianos Inventaban perros vaqueros.

En 1830 se realizó una cruza de Smithfields con Dingos, el perro primitivo que habita en Australia y que mataba a las reses. Este, de ser considerado como una plaga en ese tiempo, pasó a ser la mejor contribución a esta raza. Se creía que se obtendrían perros más acoplados al clima, al trabajo y más silenciosos. Se obtuvieron perros de pelo rojo, silenciosos pero que mordían todavía más. Esta raza no prosperó y murieron.

En 1840 otro ganadero con la misma inquietud pero diferente enfoque, importó una pareja de Highland Collies de pelo azul de Escocia, resultaron perros que ladraban mucho. La descendencia de esta pareja la cruzó con el Dingo y obtuvo un perro de trabajo silenciosos ya fuera de pelaje azul o rojo.

Otras razas que introdujeron a esta cruza: los Dálmatas con el fin de lograr que los perros trabajaran también con caballos y fueran más fieles y confiables para los amos. Los Kelpies negros o color paja, perros ovejeros australianos; para reafirmar sus habilidades en el trabajos que se habían perdido con la cruza de Dálmatas. La influencia de los Dálmatas creo cachorros de piel blanca al nacer y que cambia de color a la tres semanas de edad de un pelaje liso a otro entrecano. Del Kelpie vienen la marcas color paja en las patas, pecho y cabeza. El resultado final fue un perro activo, compacto, con la cautela de Dingo, la confiabilidad de un Dálmata, la habilidad de un Collie y un Kelpie, y una coloración de pelaje único en el mundo.

A principios de 1890’s el Sr. Robert Kaleski se interesó en estos perros; como amante de ellos y a la vez periodista decidió dar a conocer esta raza e impulsarla logrando en 1903 que el Kennel Club de Gales aceptara el primer estándar de la raza. El creía firmemente en la importante contribución de la sangre el Dingo para el pastoreo de ganado y eventualmente introducía Dingos a las cruzas para mantener el estilo de talonero eficiente.

En noviembre de 1988 se formó en Australian Cattle Dog Club of America en California. El 1 ° de mayo de 1980 solicitaron licencia al AKC (American Kennel Club) y el 1 ° de septiembre de ese año les fue otorgado.

En todos estos años los Pastores Ganaderos Australianos han venido ganando terreno tanto en el trabajo como en el corazón de los amos. Se les conoce con muchos nombres o sobrenombres: “Blueys” (azulitos), “blue dogs” (perros azules), “Heelers” (taloneros), “Queenlad heelers” (taloneros de Queens), “Blue heelers” (taloneros azules), “Red heelers” (taloneros rojos) y hasta erróneamente son llamados “Dingos”.

Los australianos son muy versátiles e incansables trabajadores que se adaptan diversas actividades. Han sido utilizados como perros de rescate y búsqueda, detectores de bombas y drogas, perros de servicio y por supuesto, pastoreo de ganado.

Un Pastor Ganadero Australiano no es el perro ideal para encerrarlo en un patio. Estos perros requieren de trabajo y de convivencia con las personas o por lo menos de la presencia de alguien a su alrededor a falta de su trabajo cotidiano. Aislado en el patio de una casa dentro de la ciudad los orilla a crear problemas.

El Dr. Harvey, veterinario de Australia, tiene dos de estos perros y además atiende otros más como pacientes. El comenta: “El problema principal que veo y que supera en mucho a otros, es el comportamiento de estos animales, todo es debido al aburrimiento y falta de ejercicio. Puesto que resultan muy buenos guardianes, la gente los deja en su patio cuidando la casa, ignorando totalmente sus necesidades de ejercicio y estimulación mental”.

Un Pastor Ganadero Australiano puede vivir en un departamento o en un rancho de 20 hectáreas, el problema no es el espacio; es el ejercicio y el tiempo que el dueño le dedica a su perro. Si no se le proporciona un trabajo al perro, el mismo lo va a inventar:

  • Diseño de jardines: hoyos, plantas recortadas o fuera de su lugar.
  • Diseño de interiores: jalar el tapiz de los muebles, masticar sillas, cavar una salida a la calle, esparcir la basura por toda la casa, etc.

Otro problema muy común en la ciudades es la tendencia natural que tienen estos perros a proteger a su familia y su casa. Aun sin entrenamiento, defienden su territorio de los extraños, incluyendo al lechero, al cartero y todo aquel que no le resulte familiar

En algunos sitios rurales de Estados Unidos se utilizan comúnmente avisos que advierten que ese lugar está vigilado por Pastor Ganadero Australiano, para evitar que se acerquen extraños. Si hay niños corriendo, gritando, cualquier perro de pastoreo por naturaleza querrá acorralarlos para ponerlos bajo control; con mordidas y ladridos. Si sus hijos tienen invitados es preferible guardar al perro, pues éste no va a permitir que sus amos sean tocados, aunque sea por juego.

La convivencia social con niños debe ser a temprana edad, pues los perros son taloneros por naturaleza a instintivamente persiguen a otros animales, aun así estos perros son muy adaptables y pueden aprender a suprimir parte de sus inclinaciones naturales. Son una compañía perfecta para la familia y sus niños. Una vez que conozca al perro y lo controle, su obediencia sorprenderá a sus invitados.

El Dr. Harvey opina también sobre el entrenamiento: “El Pastor Ganadero Australiano es muy manejable; como entrenador y estudioso del comportamiento, lo catalogó como el perro más adaptable con el que hubiera trabajado. No obstante estos perros no responden bien al método en que se les fuerza.

Después de varios meses de intentar inútilmente de entrenar una hembra con correas de castigo, corregirla y demás, opte por métodos más motivacionales y los resultados fueron excelentes. La confianza y el entusiasmo se pueden observar en la posición de la cola. Un perro con la cola caída, probablemente este reprimido o aburrido, una cola levantada denota un perro activo y atento.

Por lo tanto los entrenadores que sin el conocimiento de la raza, utilizan los métodos tradicionales como el jaloneo con el collar de castigo; invariablemente los consideran necios, irritables y difíciles. Los entrenadores que utilizan métodos positivos, opinan que son muy atentos y dispuestos a aprender.

Kalesky alguna vez dijo: “Un Pastor Ganadero Australiano debe recordamos un típico Dingo, y esto es muy importante si queremos describir la raza.

Los Pastores Ganaderos Australianos son una raza moderada en todos los aspectos. Deben ser balanceados, simétricos, robustos y compactos. Al juzgar esta raza debemos buscar un perro armonioso.

Con frecuencia escuchamos: “Debe ser de cabeza grande”; esto esta bien siempre y cuando el cuerpo sea acorde con la cabeza. El estándar de la raza no exige una cabeza grande sino una cabeza de acuerdo al cuerpo, ni de una estructura ósea pesada, si no esta de acuerdo con el resto del perro.

El Pastor Ganadero Australiano es un perro de trabajo, creado fuerte, compacto, simétrico, con la habilidad y disposición para llevar a cabo su tarea asignada sin importar cuan difícil sea. Su combinación de sustancia, poder, balance y fuerte condición muscular, conlleva a su gran agilidad, fuerza y resistencia. Tanto un perro demasiado grande y gordo, como uno demasiado pequeño y delgado tendrían graves faltas. Debemos ver al perro en conjunto. Una cabeza grande no hace un buen perro, tampoco una estructura ósea muy tosca. Recuerde: BALANCE, SIMETRÍA Y MODERACIÓN.

Como su nombre lo dice, es primordial función y nadie los iguala, es el control y manejo del ganado en extensiones abiertas o cerradas. Siempre alerta, extremadamente inteligente, vigía, valiente y confiable, con una total devoción a su deber, haciéndolo el perro ideal.

Un perro que sea de carácter suave, fuera de condición a obeso, perderá puntos. Ellos son atletas y siempre deberían dar esa apariencia.

El pelo es suave, con doble capa siendo más densa la más corta.; el pelo de la capa más larga es cerrado, cada pelo es, lacio y duro, razón por la que es impermeable. En las patas traseras el pelaje es largo donde se unen los muslos. En la cabeza (inclusive dentro de las orejas) hasta el frente de las patas el pelaje es corto. Alrededor del cuello, más largo y más grueso. Un pelo muy largo o muy corto será falta. El pelo rizado a ondulado as evidente en hembras muy adultas.

Azul: el color puede ser azul, azul entrecano, azul moteado con o sin otras marcas. Lo permitido en marcas son, negras, azules o paja en la cabeza, preferentemente simétricas. las patas delanteras color paja hasta la mitad y extendiéndose al frente al pecho y garganta, y en las quijadas. La capa inferior puede ser paja en el cuerpo siempre que no sobresalga a la capa superior azul. Las marcas negras en el cuerpo no son deseables.

Rojo: el color debe ser muy parejo en todo el cuerpo, incluyendo la capa inferior (ni blanco ni crema), con o sin marcas rojas en la cabeza. Las marcas simétricas son deseadas. Las marcas mas rojas en el cuerpo son permitidas más no deseadas.

Existen dos problemas principales en el color. El los perros azules que tienden a negro y el segundo son los perros rojos que carecen de pecas. Este Último es más que un problema, y una de las razones por las que los rojos son menos predominantes que los azules. y el castigo a golpes no resulta con esta especie ya que los ataca

Tamaño

El macho puede medir de 46 cm a 51 cm, y pesar entre 20 y 26 kg. La hembra puede medir de 43 cm a 48 cm, y pesar entre 18 y 23 kg.

En este aspecto casi no hay problemas, pues los requisitos de estatura se han mantenido con facilidad.

Selección del mejor cachorro

Antes de escoger el cachorro debemos detenernos a pensar para qué queremos este perro, como mascota, como perro de guardia, perro de pastoreo, perro para exhibición de belleza, etc. Ahora veamos como se comportan todos los cachorros de la camada. El que vemos muy mordelón que pelea a todos sus hermanos, serviría para guardia; el más grande y que duerme siempre porque es el que más comió, estaría muy bien como mascota o para belleza, los más chiquitos que parecen torbellinos han aprendido a hacer un esfuerzo extra por obtener su alimento luchado contra los mayores, ellos serían ideales para el trabajo. Pero no hay ninguna regla escrita el carácter de los perros lo moldean en un gran porcentaje los dueños, de esta manera uno muy agresivo puede ser muy manso y viceversa. Siempre tomemos muy en cuenta la opinión del criador.

Faltas

Las faltas se dan en todas las razas, sin ellas no habría retos para los criadores. Es importante estar atento a las faltas para superarlas. Las faltas son sólo un obstáculo en nuestro intento por criar al perro perfecto. Mire a su perro con ojos de critico, vea las faltas y esfuércese por rectificarlas. No quiera pretender que no existen porque no existe un perro perfecto.

Por último:

la lealtad del Pastor Ganadero Australiano lo mantendrá al lado de su amo: más que nada en el mundo, ellos deben estar con el amo, acompañarlo y ayudarlo en todo. La manera más fácil de hacerlos felices es tenerlos a su lado. Si se sale del carril, puede que el perro le muerda los talones, pero si usted es el tipo ideal para tener un Australiano, éste le morderá el corazón.

 

 

Sin Comentarios