JULIA SCHANG VITÓN & JUNIOR

¿Cuál es el primer recuerdo de un perro en tu vida?
Cuando era chica pasaba mis veranos en el campo acompañada de una jauría de perros. Como soy hija única, los canes fueron siempre mis grandes aliados de aventuras: nos íbamos a recorrer los montes, investigábamos y volvíamos hechos un asco. Me encariñaba mucho y me costaba dejarlos hasta volver el siguiente verano. Me quería llevar a todos a casa, era una negociación con mis padres en la que cada año salía perdiendo.
Tengo amigos humanos también, aclaro por las dudas jaja.

Fotografía: Vicky Polak
¿Cómo llegó Junior?
Estábamos de viaje en Londres con Leo Chiachio y Daniel Giannone para presentar nuestras correspondientes obras en el Victoria & Albert Museum y me contaron que Chicha estaba embarazada de Piolín. Obviamente, grité “¡Yo quiero uno!”. Y a los dos meses, casi como regalo de cumpleaños, estaba Junior en casa.
Junior continuó la dinastía y fue padre de los hijos de Plantahojas, la salchi de Martín Churba. Somos una gran familia de artistas.

¿Por qué elegiste esa raza?
Porque son muy simpáticos, son un cilindro de puro amor.

¿En qué acertaste en su educación y en qué no tanto?
Junior fue bastante autodidacta, nunca le puse muchos límites. Tal vez por eso resultó ser un perro “escapista”: en la plaza se va y hace la suya, pero siempre vuelve. Es muy independiente, algo que me llama la atención es que se auto administra su comida.

¿En qué te inspira?
Nuestros paseos me ayudan mucho a relajar la mente. Junior me hizo generar una mini rutina, parar un poco en la mitad del día o alguna actividad: tomar un poco de aire y después seguir con ideas renovadas, eso es algo que aprendí con él, a mí me costaba mucho frenar cuando estaba laburando.

¿Con quién se lleva bien y con quién mal?
Se lleva bien con todo el mundo, excepto con las palomas. En el barrio frena en todos lados a saludar y a ligar algún mimo: en el café, la librería y, su lugar preferido, la fiambrería. Ahora, soy conocida como la chica del salchicha.

¿En qué se parece a vos?
Somos muy sociables e independientes y los dos nos despertamos de muy buen humor y con mucha energía.

¿Por qué es mejor compartir la vida con perros?
Junior es una gran compañía, muchas veces me lo llevo a trabajar y hace que todo sea mucho más divertido. Siempre está de buen humor, nunca duda en mover la cola y eso es contagioso.

>SOBRE JULIA

Tengo 28 años y nací en Buenos Aires, aunque mi apellido es chino-francés.
Empecé con Schang-Viton, mi marca, hace 5 años cuando estaba terminando de cursar la carrera de diseño de indumentaria. Tuve la oportunidad de presentar mis colecciones acá en Bafweek, en Tokio, París y Londres.
A su vez, doy clases, soy titular de cátedra en la Universidad de Palermo y en los próximos meses voy a dictar una serie de seminarios en el MACBA.
En la actualidad, estoy trabajando en un proyecto de investigación en el que estudio la relación entre el trabajo textil artesanal y las herramientas de fabricación digital, abalada por el INTI.
Estoy atravesando una etapa en mi vida en la que estoy abierta a nuevos desafíos, nunca sé qué va a pasar el mes que viene y eso me encanta.

Últimas Entrevistas

Malena Villa y Lionel

Dogfluencer del mes: Lolita the alien

Dogfluencer del mes: Emilia sobre ruedas

Mica Suarez, Wendy, Bianca y Justin

Sin Comentarios